Por

matrimonios jovenes felices

Asesoria Matrimonio…

Si ya leiste Asesoria para matrimonios jóvenes 1 continua con este artículo.

Es diferente la expresión sexual en las parejas jóvenes de hoy, si bien pueden darse muchas más posibilidades de tener calidad, creatividad y mutua participación, también con frecuencia los encontramos con exigencias y enjuiciamientos duros cuando la otra persona no llena las expectativas, o con franca desilusión ante el compartimiento sexual de su media naranja. Esto puede ser canalizado en la construcción de una sexualidad libre y positiva si se mira como el espacio de los mutuos aprendizajes, de los profundos encuentros íntimos y del goce de la mutua compañía. Hoy cuentan con variados apoyos bibliográficos o terapéuticos para apoyarlos.

Las comunicaciones inmediatas, la rapidez con la cual es posible encontrar al otro, ha introducido un nuevo asunto en este escenario en las parejas. No son pocos los matrimonios jovenes que sienten el stress, las sospechas y malestar cuando la pareja no esta disponible o no se entiende el contexto en el cual responden a una llamada. ¿Que te pasa, estas raro? ¿Por qué lo tenias apagado, que hacías?, etc. Estos teléfonos celulares pueden haber traído algo de comodidad, pero también una dimensión de perdida de movimiento y libertad. Por supuesto que el asunto está en un manejo de no invasión y de regulador, de la vida de su cónyuge.

Resulta preocupante como para muchos enamorados desde los inicios de su vida en común aparece, frente a situaciones de relativa poca importancia, conflictos o desacuerdos, el tema o la amenaza de la separación: Se convierte en una nube que flota sobre todo desacuerdo de la relación, parece una vía de escape a toda frustración, es como una puerta abierta permanentemente. Falta aquí una lucha de conciliación y de análisis. Definitivamente es mejor decir con todo el enojo que se siente: “estoy muy mal, que vamos a hacer frente a esto, me parece intolerable.” a decir: “ya no aguanto más, nos tenemos que separar”.

Los excesos de trabajo en los que numerosas parejas se dejan atrapar, las presiones sociales y familiares, por la adquisición de bienes y privilegios, ha limitado los momentos de relax e intimidad de la pareja (incluso los matrimonios jovenes). Es corriente encontrarnos viviendo rutinas y monotonías desgastantes, no hay tiempo ni ánimo para compartir solos en pareja, para recrease el uno con el otro, aducen estar siempre cansados o atareados laboral o socialmente. Para muchos, hasta tanto no aparece una seria crisis, no toman conciencia de la importancia de las prioridades.

Asesoria Matrimonio Sexóloga Martha Lucia Palacios

Etiquetas:
[related-posts]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *