El Ponque

ponque de matrimonios

El Dulce en las Festividades “Ponque Bodas”

En cualquier tipo de reunión, el ofrecimiento de dulces, almendras, chocolates, postres y el tradicional ponqué de Novios ha representado un símbolo de festividad por parte de los Anfitriones a sus invitados, agradeciendo el compartir con ellos ese momento especial a celebrar.

Detrás de toda esta tradición del dulce existe una gran historia que se remonta a la época de los Anglos en Europa. En esos tiempos, los Novios obsequiaban a sus invitados un detalle muy especial: Una pequeña porción de ponqué, el cual los asistentes llevaban a casa como recuerdo de su asistencia a la boda. Esta costumbre luego emigró a la región Mediterránea donde la porción de ponqué fue remplazada por almendras para facilitar su manejo. Las almendras eran cubiertas con azúcar y caramelo. La cubierta era blanca simbolizando así la pureza de la Novia.

En los años 1900, los inmigrantes europeos trajeron consigo esta antigua tradición a los Estados Unidos, y de allí se popularizó en todo el continente americano, quedando como una costumbre vigente hasta nuestros días.

El ponqué de bodas es considerado como símbolo de fertilidad, abundancia, y esperanza para que la unión de los novios sea muy prospera. Tradicionalmente, significaba el pan cotidiano que comerían los nuevos esposos a partir de su vida de casados en adelante.

En algunas regiones todavía se obsequia una pequeña porción de ponqué como agradecimiento a los invitados, pero en forma más refinada, envuelta en fino papel, colocada dentro de una pequeña cajita, bellamente decorada con cintas y marcada con las iniciales de los Novios. Otros dulces pueden ser utilizados como obsequios. Los italianos, por ejemplo, obsequian los Bacci ó chocolates “Hershey Kisses” envueltos en papel plateado.

Más sin embargo, el obsequiar almendras ha cobrado mayor fuerza. Las almendras, debido a su sabor, simbolizan lo dulce y amargo del matrimonio. Estas se presentan envueltas en tul dentro de piezas de cerámica ó cristal conocidas como bombonieres (en italiano), boboniera (en griego) ó bonbon (en francés).

Antiguamente se obsequiaban cinco almendras significando salud, riqueza, felicidad, longevidad y fertilidad. Actualmente se obsequia una sexta y séptima almendra de color azul y rosado simbolizando al Novio y a la Novia.